martes, 16 de junio de 2015

Valores humanos y Europa



¡Qué ingenuidad la nuestra!... Creer en esa Europa que nos vendieron los lacayos (políticos) del capital.
La unión europea era un sueño que se gestó recién terminada la 2ª guerra mundial por políticos honrados (de los que hoy ya no quedan) que soñaban con la integración de los países de Europa…Era aquella, la idea de una Unión de estados europeos, donde los intereses de los ciudadanos de estos países, se verían respaldados por una constitución europea, legislando leyes que no distinguiera entre ciudadanos de 1ª, 2ª, o 3ª…¡Qué hermosa utopía!...
¿Y qué queda de ese utópico proyecto? o mejor dicho, en que se convirtió. Tan sólo en un mercado común europeo, donde ni lo social, ni el bienestar del ciudadano tienen cabida, sólo interesa el mercadeo de los banqueros ayudados por sus lacayos (los políticos) que se encargaron de manipular al ciudadano para crear una sociedad de consumismo, donde los valores humanos sobran y solo importan los valores que se cotizan en “la bolsa”.


Roberto Santamaría

jueves, 23 de abril de 2015

“Justicia social, o caridad”



Con bastante frecuencia los domingos o fiestas , de las llamadas “de guardar”…, diría que ya es habitual ver en las escaleras que dan acceso a las iglesias, en las horas de la sagrada misa, dos, tres, o más personas mendigando la caridad de los creyentes, en forma de limosna.

Con un gesto mecánico, por la frialdad de la costumbre, el feligrés introduce la mano en su bolsillo y saca dos o tres monedas (siempre de poquísimo valor) y las deja caer en el cestillo, o gorro del mendigo sin ni siquiera dedicarle una mirada. Con ese gesto frió e impersonal, cree haber llenado su parcela de buenas obras para con su prójimo.

Me indigna ver como cada día en cada iglesia, esas gentes atentan contra la dignidad de las personas, porque para mí eso es lo que significa el frío gesto de tirar unas monedas a un mendigo…
La caridad está muy bien y es buena, siempre que esta no atente contra lo más preciado del ser humano, como es su dignidad. Porque cuando la dignidad se ha perdido, al hombre no le queda nada, es por eso que soy más partidario de la justicia social, que de la caridad.

Y deberían ser los estados los garantes de que a cada individuo no les faltara bajo ninguna circunstancia, lo más básico para tener una vida digna, La mayoría de los estados hacen gala de ese derecho en sus “Magnas constituciones”… Mas lo cierto es que por desgracia ninguno las cumplen… Claro no podría ser de otra forma, cuando quienes redactaron dicha  constitución,  lo hicieron los políticos que gobiernan de espalda al pueblo. 

©Roberto Santamaría

Madrid 20/04/2015

viernes, 12 de diciembre de 2014

“El juicio de la infanta” (soneto con estrambote)



El mundo va al revés sin duda alguna
cuando el fiscal acusador perdona,
delito que comete la corona,
sin duda una actuación inoportuna.

¡Princesa!...Eludes ley tan oportuna
ayudado por fiscal que abandona
su dedo acusador, porque razona,
que estafas de su alteza, no hubo una.

¡Qué ironía que un fiscal, de acusador
mute por arte de birlibirloque
cual ángel de la guarda defensor!...

Manejando las leyes cual estoque
este asunto produce mal olor,
cuando el fiscal solicitó el enroque.

Si no hubiera otro enfoque,
la infanta salvará su situación.
¡Ya sé que así funciona la nación!

©Roberto Santamaría
Los Cristianos – Tenerife
03/12/2014


“Catedrales” (soneto con estrambote)


¡Impactaban las gárgolas extrañas
suspendidas del alto del alero
cual quimeras monstruosas, que al viajero
espantan cual espadas o guadañas!.

Sinuosas son sus hiedras cual marañas,
cubre el muro del más alto saetero.
El viento predispone un mal agüero,
ya estridente y aullante entre montañas.

Imponentes los altos torreones
que presiden los pueblos y ciudades.
¡Inmensas catedrales presuntuosas!.

Amenazante, erguidos galeones
son anclados en falsas realidades,
que acobardan sus gentes temerosas.

¡Y son tan poderosas,…
que gobiernan las vidas de las gentes
con el miedo de infiernos tan ardientes!.

©Roberto Santamaría
Madrid 25/03/14


sábado, 1 de febrero de 2014

“No pongas la otra mejilla” (te darán aún más fuerte)


Y caerá una vez más, en sacos rotos,
las promesas que hicieron ganapanes
políticos con pintas de trüanes,
en campaña de electos alborotos.

El pueblo pagará siempre los Votos,
manque tú siempre pierdas más que ganes,
tendrás que apechugar con sus desmanes
o arriesgarte te rompan los escrotos.

si nos golpean siempre en la mejilla
día, a día, la otra le ofrecemos,
no es extraño nos paguen calderilla.

Policastros corruptos, camarilla
de mafiosos,  ladrones no queremos,
ya es la hora que les lean la cartilla.

©R.Santamaría

Madrid 29/01/2014 

jueves, 30 de enero de 2014

"Sálvese quien pueda" (soneto)

Del agotado "Sálvese quien pueda"
cuán harto está de este son la gente
al contemplar que siempre el indecente
es quien corta el bacalao y remeda.

Que no hay quien pare el giro de la rueda
por más que se empeñara el consiguiente,
¡Tamos hartos de tanto presidente!
que dice .- ¡Aquí que robe más quien pueda!

Aquellos que tomaron cual cortijo
y maltrataron tanto nuestra España,
con tanto mal y gran golpe d´estado.

Hoy a su pueblo tienen maniatado
tan parecida gente, igual calaña,
que aquel dictador, "Paco el gran canijo"

©R. Santamaría

30/01/2014

miércoles, 29 de enero de 2014

“Llenar el puchero” (Soneto)

Al menos cuatro de cada diez españoles mayores de 15 años tienen dificultades para acceder a “cosas esenciales”, como comida, ropa, medicamentos y transporte, según una encuesta publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).




Relleno con las sobras el puchero
pues no me da de sí la economía,
si no fuera creyente pensaría,
que el mundo está corrupto por entero.
Retiro de los cubos basureros
los restos, pues si no, no comería,
si fuera valentón preguntaría,
¿a dónde están llevando los dineros?... 

Si se fugan del país los capitales,
si se roban los fondos del tesoro
y se evaden impuestos y caudales, 

no es raro que esos ciudadanos tales,
escarben y recojan sin decoro
desperdicios,… de inmundos vegetales.

 ©R. Santamaría

Madrid 29/01/2014