viernes, 5 de abril de 2013

Sobre las intervenciones militares llamadas humanitarias (Artículo de opinión)
 
 
Habrá que reconocer que en la vida, no todo es blanco o negro, que entre esos dos colores hay muchos matices. Como dijo Campoamor:
 
“ En este mundo traidor
nada es verdad ni mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira”
 
Dicho esto, deseo hacer constar que personalmente, jamás estaría en contra de ninguna intervención militar de un país, siempre que esta fuera realmente, una intervención humanitaria y solidaria, contra cualquier tiranía, ahora bien, aún no se conoce ninguna intervención militar, que haya sido motivada por sentimientos de solidaridad y humanidad,  por mucho que nos hayan hecho creer lo contrario.

Lo cierto es, que detrás de esas intervenciones militares que han habido a través de la historia de la humanidad,  todas ellas han sido motivadas por intereses espurios, llámese diamantes, petróleo, oro, o cualquier otro mineral valioso.
Y quienes no vean claro estos argumentos, tendrán que preguntarse, por qué no se interviene en países como por ejemplo los que forman el llamado cuerno de África, Somalia, Etiopía y Kenia. ¿Será que en esos países no hay petróleo? O ya no queda nada que arrancarle a la tierra, porque ya se encargaron otros países occidentales de robarles su riqueza…
 
En cualquier caso, creo que lo que no se puede hacer hoy en día, es seguir matando moscas a cañonazos. La industria armamentista dispone de la tecnología necesaria para eliminar selectivamente a cualquier dictador, sin necesidad de poner en peligro la vida de civiles inocentes,  como ancianos mujeres y niños. Claro que a estos países intervencionistas, no les importa en absoluto esas vidas de inocentes. Para ellos lo prioritario es sacar adelante la industria armamentistas de sus propios países y si de paso se pueden hacer con el petróleo, o de cualquier otro mineral de los países invadidos, miel sobre hojuelas…
 
Roberto Santamaría