viernes, 12 de diciembre de 2014

“El juicio de la infanta” (soneto con estrambote)



El mundo va al revés sin duda alguna
cuando el fiscal acusador perdona,
delito que comete la corona,
sin duda una actuación inoportuna.

¡Princesa!...Eludes ley tan oportuna
ayudado por fiscal que abandona
su dedo acusador, porque razona,
que estafas de su alteza, no hubo una.

¡Qué ironía que un fiscal, de acusador
mute por arte de birlibirloque
cual ángel de la guarda defensor!...

Manejando las leyes cual estoque
este asunto produce mal olor,
cuando el fiscal solicitó el enroque.

Si no hubiera otro enfoque,
la infanta salvará su situación.
¡Ya sé que así funciona la nación!

©Roberto Santamaría
Los Cristianos – Tenerife
03/12/2014


“Catedrales” (soneto con estrambote)


¡Impactaban las gárgolas extrañas
suspendidas del alto del alero
cual quimeras monstruosas, que al viajero
espantan cual espadas o guadañas!.

Sinuosas son sus hiedras cual marañas,
cubre el muro del más alto saetero.
El viento predispone un mal agüero,
ya estridente y aullante entre montañas.

Imponentes los altos torreones
que presiden los pueblos y ciudades.
¡Inmensas catedrales presuntuosas!.

Amenazante, erguidos galeones
son anclados en falsas realidades,
que acobardan sus gentes temerosas.

¡Y son tan poderosas,…
que gobiernan las vidas de las gentes
con el miedo de infiernos tan ardientes!.

©Roberto Santamaría
Madrid 25/03/14